¿Cómo crear un vínculo afectivo sano con mi hijo?

Beneficios de crear un vínculo afectivo bueno entre madre e hijo

Es muy importante poder construir como mamá un vínculo afectivo bueno con tu hijo o hija, ya que traerá como resultados múltiples beneficios en la vida de los niños y las niñas.

¿Por qué es importante un vínculo afectivo sano?

El vínculo afectivo entre madre e hijo es muy importante porque sentará las bases para los futuros modelos vinculares que mantenga el niño o la niña, es decir que influirá en las formas en las que se relacionará ese hijo o esa hija con otras personas.

Si el vínculo afectivo entre madre e hijo es bueno, será muy positivo, ya que brindará resultados beneficiosos: Le permitirá a tu hijo sostener relaciones sanas con las personas con las que se vincule como así también relaciones no tóxicas en los espacios donde transite, por ejemplo: la escuela, el club, etc.

¿Cómo es un vínculo afectivo sano entre madre e hijo?

Hay seis claves para que se produzca un vinculo afectivo sano. Aquí te detallamos las características principales que debe tener el vínculo entre madre e hijo para que se considere que es bueno:

Hay Encuentro

Que haya encuentro en el vínculo entre madre e hijo,  implica brindarse atención mutua (aunque no siempre es en el mismo momento), es el mirarse y comunicar con la mirada, es el sostener desde el afecto y la palabra (con decires valiosos).

Hay Intimidad y Afecto 

Un vínculo afectivo bueno debe tener intimidad. La intimidad se compone de afecto y de confianza; es algo que acontece dentro de las personas, se trata de la familiaridad y la estrechez que se generan dentro de ese vínculo. Es algo compartido entre dos personas y que no debe convertirse en algo público.

Hay buena Comunicación

La comunicación es otra de los factores necesarios y se trata de la posibilidad de entendernos con el Otro, de trasmitirle algo, de hacerle saber algo; como así también de poder comprender aquello que ese Otro quiere decirme. En el vínculo madre- hija/o, la comunicación es algo que no viene dado, sino que se construye.

Se ponen Límites 

Los limites son un borde o frontera que imponen y marcan un hasta acá, una restricción; una prohibición y una posibilidad, ya que al indicarse que no se puede se habilita también lo que sí se puede.

Necesidades de cuidado básicas 

Otro de los factores que influyen en un vínculo afectivo bueno entre madre e hijo, es que la satisfacción de necesidades de cuidado, como ser alimento, higiene, deben estar satisfechas.

Artículo Relacionado: ¿Qué tipo de apego tengo con mi hijo?

Este artículo fue escrito por la Psicóloga Carolina Aguirre López.

También te puede Interesar:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

error: Content is protected !!