¿Cuáles son los Tipos de Apego?

Por Lic en Psicología, Carolina Aguirre López

Los tipos de apego que se pueden generar son cuatro, y aquí vamos a contarte sobre cada uno:

El Apego Seguro:

Se constituye en niños y niñas que tienen un vínculo con su cuidador o cuidadora consolidado de confianza; lo cual les permite relacionarse con su entorno de una manera alegre y curiosa, generando un carácter empático, una autoestima segura y confianza en sí mismos.

El Apego Ambivalente- Inseguro:

Este tipo de apego se afianza cuando la madre, o quien cumpla la función materna, no está disponible a las demandas de la niña o del niño cuando se siente inseguro o desamparado. Esto genera un ambiente de ambivalencia afectiva e inseguridad, el cual contribuye a crear un sentimiento de no ser querido, generando infancias inseguras y excesivamente dependientes que son muy desconfiadas ante los extraños.

El Apego Evitativo- Inseguro:

En este tipo de apego, el vínculo entre el niño, la niña y su adulta o adulto responsable de crianza presenta conductas de distanciamiento las cuales han generado en la infancia la creencia de no tener con quien contar. Es por ello que el niño o la niña que tenga este tipo de apego va a presentar una tendencia a la evitación y una dificultad tanto en el expresar sus emociones como en el comprender las emociones de los otros.

El Apego Desorganizado – Inseguro: 

Este estilo de apego equivale a la suma de los dos tipos de apego anteriores (evitativo-inseguro, ambivalente-inseguro), generando un apego muy bajo o una carencia total de apego. Aquí quienes son responsables de cuidar al niño o la niña han sido negligentes o inseguros en su función, lo cual genera un tipo de vínculo desconfiado o temeroso entre la niñez y quien debe asistirla. Y esto provoca una gran dificultad en el entendimiento al momento de vincularse con otros, es por ello que suelen observarse comportamientos impulsivos y agresivos, tales como la ruptura de juguetes, conductas explosivas y rechazo a los vínculos con otros (aunque en realidad su vivencia es contraria a esto último, puesto que desean poder relacionarse y sentirse queridos).

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *